martes, 20 de septiembre de 2011

Es precioso.

Una cosita, si estabas enamorada como una perra, ¿por qué no me lo decías y punto?
¿Por qué?
+No sé…
-Pero si yo soy más de un polvo improvisao ahí, en los baños, que tanto mal rollo y tanta bronca. ¿Por qué? No lo entiendo…
+Porque no quería enamorarme. La gente quiere enamorarse, pero yo no. Porque terminan dejándome y haciéndome daño, y porque no he tenido suerte, no sé, tampoco tenía pinta de tenerla contigo. Así que cuando empezaste a gustarme, el “típico tío que va de flor en flor”, me puse una coraza y me embadurné de grasa para que todo me resbalase. Pero contigo no puedo. Y me da miedo.