sábado, 23 de junio de 2012


Amor mío, te sigo esperando, cuanto dura un día en la oscuridad. El fuego se ha apagado. Empiezo a sentir un frío espantoso, debería arrastrarme al exterior pero entonces me abrasaría el Sol. Temo malgastar la luz mirando las pinturas y escribiendo estas palabras. Morimos, morimos, morimos ricos en amantes y tribus y sabores que degustamos en cuerpos en los que nos sumergimos como si nadáramos en un río, miedos en los que nos escondimos como esta triste gruta. Quiero todas esas marcas en mi cuerpo, nosotros somos los países auténticos, no las fronteras trazadas en los mapas con nombres de hombres poderosos. Se que vendrás y me llevarás al palacio de los vientos. Sólo eso he deseado, recorrer un lugar como ese contigo, con nuestros amigos, una tierra sin mapas. La lámpara se ha apagado... y estoy escribiendo a oscuras... 

Cuando Harry encontró a Sally.

Te quiero cuando tienes frío estando a 21º, te quiero cuando tardas una hora para pedir un bocadillo, adoro la arruga que se te forma aquí cuando me miras como si estuviera loco, te quiero cuando después de pasar el día contigo mi ropa huele a tu perfume y quiero que seas tú la última persona con la que hable antes de dormirme por las noches. Y eso no es porque esté solo ni tampoco porque sea nochevieja. He venido aquí esta noche porque cuando te das cuenta de que quieres pasar el resto de tu vida con alguien deseas que el resto de tu vida empiece lo antes posible.

jueves, 21 de junio de 2012

Recuerda todo lo que hemos vivido lo que nos quedará por vivir cuando estemos por fin juntos. No me importaría seguir sufriendo, esperarte tanto tiempo que mi corazón no quiera ni permita a otro que no seas tú, porque te quiero y ni el tiempo, si ese que dicen que todo lo cura, que otro clavo saca a otro clavo, o que cuando una puerta se cierra se abre otra, ni la razón, ni la cabeza podrá cambiarlo, no me importaría seguir pagando así de caros todos mis errores si la recompensa al final de la tormenta eres tú.

domingo, 17 de junio de 2012

Hace tiempo que mi cielo dejo de ser azul. Exactamente cuando tú dejaste de formar parte de el.